Las tradiciones ticas de boda, que se están quedando atrás

Aunque no hayamos ido a muchas bodas, hemos escuchado las clásicas tradiciones que van al lado, algunas veces geniales y otras terribles. Hemos escuchado las temidas historias de atrapar el bouquet (o no hacerlo), así como el odiado baile del billete, y sin duda al menos conocemos a una persona que ha dicho “ya huele a queque”. Estas ideas están profundamente arraigadas en a las generaciones anteriores de nuestra cultura, pero dado que la mayoría de personas en edad “casadera” (decián las tías)  se encuentran entre los 22-35 años, se genera un cambio donde muchas parejas dicen “eso no”.

En el proceso de planeamiento una de nuestras preguntas cruciales, mucho anterior a otras, es: que definitivamente NO quieren en la boda. Las parejas se atropellan, para poner su punto claro en cuanto “nadie tira arroz”, o no quieren “lo del rosario”. Les contamos un poco de estas tradiciones, su raíz y como están siendo sustituidas por las parejas.

Tirar el arroz: Una señal de fertilidad proveniente del Oriente que fue adoptada por pueblos europeos y pronto por los latinoamericanos. Aunque al menos nosotros no hemos estado en una sola boda donde se lanze “arroz” escuchamos varias historias que lo confirmaron. En este momento es ya casi regla y NO se lanza arroz, a no ser que la pareja lo solicite. Se ha venido a sustituir con burbujas, petalos de flor o confetti.

Arras: Un juego de 13 monedas, que comunmente son una parte de la ceremonia religiosa católica, representando el intercambio de bienes monetarios entre la pareja. Curiosamente algunas de estas tradiciones que antes eran obligatorias ahora son completamente opcionales, muchas parejas eligen ya no hacerlo del todo.

Partir el queque: Al igual que el arroz un símbolo de fertilidad, en Roma antiguamente se partía una porción de pan sobre la cabeza de la novia. Además en Inglaterra existió la costumbre de que los invitados traían pequeñas tortas que finalmente se glaseaban con lustre blanco. Los pasteleros franceses eventualmente tomaron esta tradición y la convirtieron en el queque que ahora conocemos. Aunque no es autóctona de Costa Rica, si es muy común, pero estamos viendo como en los últimos años se ha venido a sustituir por cupcakes y candy bars.

La Liga y el Bouquet: Particularme una de nuestras menos favoritas la tradición de la liga y el bouquet se remonta a Francia donde se consideraba que la liga era buena suerte por lo que los invitados perseguían a la novia para quitarsela, lo cuál eventualmente se convirtió en la novia lanzándola y luego el novio haciéndolo. Al igual que las arras, muchas parejas ya no lo hacen ni le buscan sustitución.

Los Regalos: Anteriormente las parejas construían listas inacabables de regalos que complementaban sus casas. Algunos invitados realizaban un gran esfuerzo para poder regalarle a las parejas el mejor producto posible, viniendo a sustituir La Dote. En los últimos años, dado el incremento de parejas que construyen o compran sus casas y financian sus propias bodas, se ha inicado la tradición de poner una cuenta a disposición de los invitados para que depositen el equivalente a su regalo y ayuden a los novios con sus gastos.

El vestido blanco: Como lo mencionamos en el artículo El color del vestido de la novia la reina Victoria fue quién puso “de moda” el vestido blanco, pues antes las “señoritas” usaban su vestido de “gala” durante su boda. En tiempos recientes volvemos al uso del color con casas como Vera Wang, Marcheesa e incluso Carolina Herrera creando trajes de colores pastel e incluso metálicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here